La corrosión en las tuberías origina la contaminación del agua potable (hierro, plomo, latón, zinc, níquel y hasta hormigón y cemento.) llegando a no ser apta para el consumo humano e implicando graves riesgos para la salud.
corrosion