El óxido originado en los procesos de corrosión es responsable de ciertas enfermedades como la otitis media, endocarditis bacterial ( infección de la superficie interna del corazón y válvulas cardiacas ), fibrosis quística ( desorden crónico en los pulmones) y de la enfermedad del legionario ( infección respiratoria aguda por inhalación de biopelículas de la bacteria legionella ).
enfermedades